Hace aproximadamente un año conocí una chica en su último año de bachillerato y tuve el honor de compartir con ella un par de días. Su sueño era estudia justicia criminal, pero había dejado de ir a la escuela porque, según sus propias palabras, no tenía ninguna oportunidad de asistir a la universidad por diferentes razones.
Para mí fue como un balde de agua fría, pero al mismo tiempo entendí su posición. Por su puesto, le explique algunas opciones que ella tenía en ese momento, pero al fin y al cabo, la decisión estaba en ella.
Nuestros jóvenes, sobre todo los adolescentes, piensan que lo saben todo, al igual que nosotros cuando teníamos esa edad, y lamentablemente esto no les permite aprovechar muchas oportunidades que de otra manera pudieran explotar.
Ese es nuestro rol, ya que nosotros como adultos, padres, líderes, mentores, tutores, etc, ya tenemos la experiencia para ver las cosas de otro color y aprovechar dichas oportunidades.
Es muy importante que nos preparemos mentalmente para apoyar a nuestros adolescentes en sus decisiones después del bachillerato, y debemos empezar ahora, no después que se gradúan.
Es posible que ellos elijan una de cuatro opciones:
1.- Ir a la universidad y obtener una carrera.
2.- Poner su propio negocio
3.- Trabajar.
4.- La última opción es que decidan no hacer nada, y allí no les puedo aconsejar, porque va a depender completamente de que usted se lo permita o no.
Si la excusa es que no tenemos papeles o que no tengo para pagar la universidad, en Charlotte existen universidades y colegios comunitarios que están dando el ejemplo de aceptar y dar becas a estudiantes para su carrera universitaria.
De hecho, algunas de estas universidades se enfocan en apoyar a los jóvenes inmigrantes y le proporcionan beneficios adicionales para que puedan enviar sus aplicaciones.
De igual manera existen organizaciones que les ayuda a aprender cómo poner su propio negocio y los pasos que necesitan dar para crearlos.
Para los que están más inclinados en trabajar, existe ayuda para practicar las entrevistas, crear un currículo, vestirse correctamente, etc.
Sin embargo, es muy raro que los jóvenes dentro de su ocupado día, busquen estas oportunidades o ni siquiera piensen en esto.
Es por esto que es importante que nosotros estemos al pendiente, sugiriendo, buscando, hablándoles de estas cosas e inclusive visitar estas organizaciones juntas, porque de lo contrario las oportunidades las van a tomar los que sí están listos para buscarlas y aceptarlas.
He conocido muy pocos profesionales exitosos que no hayan reflexionado sobre la influencia que algún adulto en su vida un día tuvo cuando estaba en dicha transición, si quieren, con gusto algún día podría contarles la mía.