Aprende a identificar qué flequillo te queda mejor de acuerdo a tu forma de cara y cómo puedes mantenerlo bien durante todo el día.
Hablemos de los distintos tipos de flequillos y de la importancia que tienen para el look. El tipo de corte y el largo van a tener un impacto sobre qué rasgos de la cara quieres hacer resaltar y, en gran medida, van a contribuir a cómo se ve la morfología del rostro.
Para que nos ayude a identificar esto, hablamos con el estilista puertorriqueño Iván García de Beyond, quien nos dio unas muy valiosas recomendaciones.

  1. Si queremos agrandar los ojos o parecer más jóvenes, el flequillo recto a la altura de las cejas es muy favorecedor para ello.
  2. Si lo que buscamos es un look más sobrio, se deberá optar por un flequillo largo con la raya en medio o hacia un costado.
  3. El flequillo en capas, en cambio, disimulará las facciones demasiado redondeadas, igual que el inclinado hacia un lado.
  4. “En el caso de que tengamos una nariz prominente NUNCA hay que usar el flequillo recto entero y abundante porque, además de resaltar los ojos, resalta mucho la nariz. En estos casos es muy relativo, pero yo, en general, no recomiendo el flequillo a chicas con narices prominentes; piensen que si el flequillo les tapa la frente y las cejas, lo primero que vemos son nariz y ojos”, puntualizó Iván.

Los estilos de acuerdo con el tipo de rostro.

  1. Caras redondas. Para este tipo de rostros nunca se recomienda usar flequillos rectos, ya que éste hará resaltar la redondez. Un buen ejemplo de esto es la actriz Cameron Díaz, quien tiene el rostro redondo. En este caso el flequillo largo y de costado estiliza su cara y la enmarca, haciéndola lucir más alargada.
  2. Caras alargadas. En este caso, se busca el efecto contrario que para la cara redonda: acortar el rostro y hacerlo un poquito más redondo.
  3. Caras cuadradas. “Para una cara cuadrada o angular, se recomienda usar flequillos inclinados hacia un lado. Esto hace que se marquen menos los ángulos de la cara y que la afine, volviéndola más delicada”, explicó García.
    Ahora, te daremos algunos truquitos para que te luzca bien todo el día. Sobre esto, Iván nos explicó:
  • Mantenlo limpio: Es muy fácil que el flequillo se ensucie antes o más que el resto del cabello, porque está pegado a la frente y por lo tanto, absorbe la grasa que produce la cara durante el día. Para evitar que se vea grasoso o sucio, te recomiendo que te pases una toallita húmeda o con astringente por la frente cuando sientas que tienes la cara grasosa. Si con esto no logras evitar que se vea grasoso, aplícate un poco de talco, sacúdelo y péinalo, lucirá limpio otra vez.
  • Aprende a controlarlo: Para esto nada mejor que plancharlo. Esto te ayudará a mantenerlo más manejable y sufrirá menos las consecuencias de la humedad o el viento.
  • Péinate hacia un lado: No lo dejes completamente sobre la frente. Hazte la partidura al lado y peina el flequillo hacia ese lado. De esta manera estarás a la moda y evitarás que se ensucie o engrase.