Cuando termino el primer tiempo del partido entre el Wolfsburgo y el Bayer Munich, las cosas no se veían nada fácil para el cuadro de Guardiola, no tenían profundidad y el equipo se veía largo y tedioso.
El estratega español, aposto por mandar un poderoso mensaje a la cancha e hizo entrar a Robert Lewandowski.
Los contrarios entendieron que el Bayer se vendría con todo en busca del empate, pero lo que nadie sospechaba, era que con el ingreso del polaco, se comenzaría a escribir una historia muy difícil de repetir y que pasa incluso por increíble.
Entre el minuto 51 y el 60, el estupendo delantero anoto cinco goles y pudieron ser un par más,  un hito que quedara en el recuerdo de la liga y es más, en el anecdotario de cualquier competición europea.
Lo cierto, es que independiente de la eficacia del polaco, llama la atención la falta de concentración y la sumisión del Wolfsburgo, equipo que se presume esta para cosas algo más importantes esta temporada, de cualquier manera, los goles y el tiempo en que se produjeron, se transformaran en un increíble momento del fútbol internacional.
El técnico del Bayer, expresó que le resultaba insólito lo ocurrido, mientras que el principal protagonista, Lewandowski, explicó que el solo tenía el instinto de disparar al arco como fueran las condiciones que le llegara el balón.
Todos contribuyeron al lucimiento del polaco, Muller, Vidal, Gotze, Lahm, pero sin duda alguna los más impactados y a la vez más beneficiados, son los hinchas del popular equipo germano, que ven como el cuadro de sus amores, es capaz de revertir un resultado adverso y transformarlo en algo sencillamente fantástico.
El Bayer Munich es líder y así como van las cosas, será muy complicado que algún otro rival este a la altura de este nivel de rendimiento.